2016/04/24

La Sala de los Espejos. Estética angular.



Dentro del repertorio de grandes volúmenes subterráneos que estoy fotografiando los últimos años, la Sala de los Espejos ocupaba un lugar especial. El sistema del Hayal de Ponata guardaba aquí su excelencia, a muchos kilómetros de las entradas que se conocían hasta ahora hasta que se ha conectado el nuevo acceso por la Rebollar II. Por fin este sábado he podido cumplir ese objetivo, y cumplió con creces las expectativas. Un vasto espacio subterráneo que guarda toda la fuerza interior de Sálvada: líneas de fracturas, cortes angulosos en las bovedas, espejos de falla, juntas de estratos, la enorme rampa de bloques, la cascada que surge en las alturas de un lateral... todo a gran escala, a un volumen que parece más propio de cavidades de alta montaña. Es la estética angular, del trazo recto. Aquí no hay lugar para las curvas, hasta la cascada cae en vertical rigurosa. Parece que todo se ha dispuesto en la misma línea de belleza recia, sin concesiones, sin formaciones.


La imagen está tomada desde la parte superior de la rampa, donde se visualiza perfectamente ese enorme espejo de falla y la cascada más abajo. Así también se ha evitado la fuerte condensación que había más abajo. Hemos intentado alcanzar desde aquí la máxima visual hacia el fondo de la galería colocando tres espeleólogos escalonados (Carlos Puch, Oier Gorosabel y Martín Ibarrola), haciendo visibles los sucesivos arcos de bóveda. Esta posición escalonada además facilitó la “cadena de comuncación”, ya que la sonoridad de la cascada hacía difícil entenderse. El último espeleólogo situado sobre la bloquera del fondo aporta la profundidad que merece la toma.

Aparte de los espeleólogos que hemos mencionado posando e iluminando, han intervenido también en las cercanías de la cámara Idoia Basterretxea, Josu y Unai Zeberio. Todos lo han hecho posible.

Y también, cómo no, los anfitriones y guías que nos llevaron hasta allí: Alberto Alonso y el Grupo Espéleo Takomano. Y como siempre, Gotzon. A todos ellos mi agradecimiento.

Josu Granja

Barne bilatzailea