2012/06/03

Sopuerta, GS17


Javi, Silvi, Antua, Richar, Gotzon, Petrus, Josu, Unai, Iñaki, Martín.

  Cast. La cueva se encontraba en Sopuerta . Pasamos el camino de las muñecas y traspasamos el mismo túnel por el que solían cruzar los trenes mineros. A la derecha, dos altas chimeneas de 1956. Erigidas con ladrillo, rememoraban la férrea historia del territorio. Todo allí era del color del hierro; los ladrillos rojos y la tierra abrasada, el polvo rojizo. 

  Lo cierto es que había ciertos indicios que- para un supersticioso-  auguraban una expedición catastrófica. El color a sangre de la tierra, el clásico paisano advirtiéndonos de que nos aventurábamos por un camino difícil, la cabra muerta y putrefacta que encontraríamos en una de las salidas, e incluso algún que otro hueso perdido en el interior de la cueva. Por suerte, ninguno de nosotros parecía haber visto demasiadas películas de terror, así que nos adentramos en el tupido bosque con ganas de barro y roca.

 Por un lado, Richar, Josu, Iñaki y yo nos dirigimos a un pozo muy cercano, aún no ollado, para practicar el arte de la instalación. Tampoco con demasiado estilo, anclamos unos montys y un desagradable Apolo y  descendimos unos pocos metros. Tras una pequeña sala, encontramos otra salida alternativa. Como premio: necrosis animal en una esquina.

  El otro grupo, compuesto por el resto de los espeleólogos, se había encaminado hacia una estrechez para desobstruirla. También estaba Antua, que gateaba y reptaba de un lado para otro. Cuando nuestro grupo volvió a entrar por la ruta principal, no dudamos en dirigirnos a lo más profundo de la cueva, lo cual era realmente poco profundo. Allí estaban todos, esperando a que Petrus y Unai ultimasen los preparativos de la tercera obertura, quiero decir, abertura. Una vez despejado el camino, Javi y Silvi nos lideraron como buenos anfitriones por un terreno desconocido. Estos dos exploradores pueden atestiguar que aquella había sido una cueva “tímida” durante años, escondida entre árboles y zarzas. Sin embargo, tras estos “pequeños empujones”, la cavidad nos mostro un mundo interior insospechado.  El túnel principal mostraba un trazado que se bifurcaba a pocos metros de la estrechez. A la izquierda, una agónica gatera que iba disminuyendo su tamaño y acaba siendo tan minúscula como las puertas de Alicia. A la derecha, aún queda topo que definir. Una grieta se abría y continuaba entre grandes coladas y diamantes de calcita. Al fondo, volvía a suceder el mismo encogimiento. Atraido por el eco de la maceta, el pinchador de Kurribijo  estaba decidido volver otro día y cavar en esa angostura. No obstante, antes, a la mitad de esta grieta, una gatera transversal volvía a llenarnos de alegría. A medida que se avanzaba por la ramificación iban quedando incógnitas en el camino (de escalada obligatoria). Al final, cómo no, la gatera-túnel alcanzaba una sala- proclive a la inundación- que se estrechaba  considerablemente. Si uno alargaba los brazos y se estiraba lo suficiente, podía ver que esta cañería continuaba. Pero, otra vez más, sería necesario un duro trabajo de extracción de barro. Había lugares con raíces y mosquitos, cavidades en las que casi se respiraba aire puro. Habrá que esperar a la topo para detallar la crónica.

  Esta cueva se encuentra al mismo tiempo en tierra de nadie y de muchos. Fronteriza de varios grupos espeleológicos, ha permanecido inexplorada durante mucho tiempo. Gracias a sus anfitriones- Javi y Silvi- y a los invitados- el hambriento ADES- volvemos a demostrar que aún quedan agujeros sin descubrir en nuestros montes.

  Eusk.   Kobazuloa Sopuertan zegoen. El puerto de las muñecas atzean utzita, meatze trenek zeharkatzen zuten tuneletik igaro ginen. Eskumatara, 1956ko bi tximinia erraldoi. Eraikuntzan erabilitako adreiluek oraindik ere burdinaren kutsu hori zeukaten;  lurraldearen memoria. Eta mineralaren tonu gorria nonahi gailentzen zen; adreiluaren kolorean eta lur errean, hauts gorrixkan.


  Superstizioso batek berehala ikusiko zituen augurio txarrak espedizio horretan. Lurraren odol kolorea, baserritar baten abisua, latza izango da hartzen duzuen bidezidorra, kobazuloaren irteera batean aurkituko genuen ahuntz hila eta usteldua, eta baita leize barruko zenbait hezurtxo ere. Seinale txarrak ziren, beldurrezko pelikula baten gisa. Baina zorionez, gutako inork ez zuen gehiegi gustuko horrelako filmik, eta basoan murgildu ginen, lokatza eta harria sentitzeko gogoz.   

Alde batetik, Ritxar, Josu, Iñaki eta laurok sarreratik hurbil zegoen putzu batera abiatu ginen, oraindik aztertu gabe zegoena. Bertan, instalazioaren “artea” ikasten saiatu ginen. Estilo eskasarekin, bi monty eta Apolo desatsegina anklatu genituen, eta korda horretatik metro gutxi batzuk baino ez genituen jaitsi. Sala txiki baten ostean, irteera alternatiboa aurkitu genuen, eta ertz batean, baita sari polita ere: animalia baten nekrosia. 

Beste espeleologoak kobazuloaren sakonera abiatu ziren, bertan zegoen desobstruitzeko asmoz. Antua, aparteko kasua zen, noraezean esploratzen. Aipatutako irteera aurkitu eta gero, besteekin elkartu ginen ahalik eta lasterren. Denbora gutxi behar izan genuen beraien ahotsak entzuteko, kobazuloa laburra zen eta. Azken pasabidean aurkitu genituen guztiak, itxaroten, Unaik eta Petrusek azken prestaketak egiten zituzten bitartean. Handik gutxira, garaipen garrasia entzun eta bide berriaren aroma usaindu genuen. Javik eta Silvik, anfitrioi legez, bide ezazagun eta berri horretatik gidatu gintuzten. Esploratzaile biek gogoratzen zuten urteetann zehar kobazulo hori barrunbe lotsatia izana zela. Orain, “bultzada” txiki batzuei esker, lotsa galdu eta sumatu ezin gabeko barne mundua erakutsi zigun. Estutasuna pasatuta, tunel nagusia bitan banatzen zen. Ezkerretara, gatera klaustrofobikoa zegoen. Aurrera joan ahala, ibilbidea gero eta gehiago estutzen zen, “Alizia”ko ate harrapaezinen proportzioa hartu arte. Eskumatara, sator-lana egin gabe dago oraindik. Mendian zehar arrakala handi bat irekitzen zen, koladez inguratua eta kaltzitazko diamantez argitua. Hondoan, nola ez, berriro ere larregi estutzen zen. Man in Kurribijok beste egun batean joan nahi zuen mehartasuna zulatzeko. Hala ere, apur bat lehenago, zeharkako gatera batek emozioa berritu zigun. Inkognita betetako bidea zen hori (eskalada egiteko gehienak). Zeharkako grieta hori uholde sintomak zituen sala txiki eta leun batean bukatzen zen. Bertan, beste estutasun bat zegoen. Besoak nahikoa luzatuta, ikus zitzakeen jarraipen posiblea zegoela. Baina, berriro ere, horrek erauzketa lan gogorra inplikatzen zuen. 


  Kobazulo hau askoren eta gutxiren domeinuan kokatzen da, talde espeleologiko diferenteen mugakide izanda.  Agian horregatik egon da hainbeste urtetan zehar arakatu gabe. Anfitrioiek- Javik eta Silvik- eta gonbidatuok- ADES gosetiak- frogatu dugu gure mendietan oraindik zulo asko daudela esploratzeke.



3 comentarios:

Unai dijo...

Ahi hay que cavar en la fisura palante, que en el otro lado hay eco! Ah y que alguno haga una tesis o doctorado sobre el tema del aire que esto no lo entiendo... Zoixonak pareja!

Silvi dijo...

Zorionak al equipo completo! Lo hemos conseguido entre todos. Gracias por un dia fantastico!

Martín dijo...

Unai, aunque suene raro a mí ese plan que dijiste de llevar un bocata y pasarse el día entero cavando me gusta jajaja Así que yo estoy dispuesto a ser minero de Sopuerta!
Por cierto, cómo se llama la cueva?!


Barne bilatzailea