2015/12/20

Kastillo Errekako Zulue (infernala)


Antua, Gotzon, Idoia, Martín

A veces, los que se dedican a la espeleología deben asumir un papel ingrato, deben ser capaces de transmitir malas noticias. Después de la jornada de desobstrucción embarrada de ayer y de lo que vimos en la punta, sintiéndolo  mucho, no nos queda más remedio que decíroslo: la cueva continua.

Kastillo Errekako Zulue ADESeko katazulo txarrenen artean ospea hartu du azkenengo asteetan. Horregatik, esploratzaileek kanpoan hasi ziren berotzen...




Bazekiten gero momentu labur batzuetan baino ez zirela altxatuko, bazekiten tente egoteko grina sentituko zutela (baina haizea gogortzen haien adorea, edo ergelkeria, gogortzen zuen).






Eta horrela jarraitu zuten amaiera topatu arte. Katazulotik, katazulora, katazulorantz, katuzolo, katzulo!


video

video


Es verdad que hay un pequeño oasis entre gatera y gatera. Un lugar que incluso parece amplio, con escaladas pendientes.



Después del sifón nauseabundo, un loma de barro movedizo introduce la gatera final. Esta es la única foto que existe de esa última zona. Se trata de la parte ancha del comienzo. Luego todo empeora.



En punta sólo pueden trabajar dos o tres (hemos encontrado un meandro repugnante al final, una fisura miserable donde uno, no dos, puede ponerse de pie e intercambiar puestos de desobstrucció). En fin, que Idoia y Gotzon evidentemente no quisieron esperarnos dentro y se arrastraron al exterior un poco antes:



Antua y Martin quisieron quedarse a desobstruir y luego no tuvieron tiempo para limpiarse. Y nadie quiso recogerles...



Conclusión:



El sumidero con el que se relaciona esta surgencia no tiene aire, o eso dicen los que lo conocen. Por lo tanto, el huracán que congela la gatera procedería de un punto aún más lejano (por topo, estaremos a punto de alcanzar el sumidero). Además, un viento así suele atribuirse a dos realidades, una boca a calle o un gran volumen. En la punta ya hay cantos rodados, un barro más arenoso, como de corriente de agua. Después de un futuro metro de excavación, se ve que la gatera continua 6 metros más y gira a la izquierda.







3 comentarios:

pampantxu dijo...

¿Donde hay que apuntarse para conocer este sitio ?

xabier gezuraga dijo...

JAJAJAJA menudo entrenamiento, aunque lo de Idoia después de salir... parece que le supo a poco la gatera, necesitaba más metros.

Anónimo dijo...

Ocurrió que Idoia no se dio cuenta que ya estaba fuera... lo cual no es de extrañar después de unas horas sin poder levantar la cabeza...


Barne bilatzailea