2014/05/04

Eusko Siphon tour 2014

2014/V/3    Laurent, Damien, Gotzon, Antua, Idoia, Petrus, Diego, Martín eta Iñaki



Poco a poco cumplimos años.

Los que una vez se metían con termómetros y escalas en cuevas  ahora nos enseñan a los que nos metíamos con traje de baño y frontales de pila gorda en Bolunzulo.  “Baina, zergatik egiten duzu espeleología?”, galdetu zioten behin Iñakiri dantzatzen zuen bitartean, “hain zikinak badira eta hain neketsuak...” 

Ayer el ADES ayudó a dos espeleobuceadores franceses con el material de buceo. Bombonas, reguladores, aletas, cuerdas. Los buceadores eran Damian y Laurent. No hablaban demasiado, y cuando lo hacían, hablaban en el lenguaje de las rocas, palabras melódicas que se perdían con el murmullo del río de Osiña. Pero no hacían falta las palabras, miraban con esa curiosidad: síntoma del buen espeleólogo. Además, también nos acompañaba un forastero de estas cuevas embarradas, más habituado a los grandes volúmenes y las simas infinitas, el médico Diego Dulanto.

Para algunos, Osiña es una de las cuevas más bonitas de la zona. Por supuesto, no tiene las curvas de Goikoetxe, hmm, ni la perfección de Abita, pero tiene algo, un atractivo especial. En la expedición, un grupo guía nos adelantamos con los buceadores. Lo laberíntico de algunas zonas hizo que eso de grupo guía dejara de tener sentido y, pronto, todos fuéramos juntos en caravana. Había meandros, salas que se precipitaban unas tras otras, marmitas, pasos atléticos. Hasta que llegamos al sifón de las cascadas. Allí, desempaquetamos el equipo y esperamos a que se prepararan los exploradores subacuáticos.  Damian, un histórico de la espeleología, se zambulló casi con prisas. Su luz se fue perdiendo en la oscuridad del sifón. Seis metros más abajó, entre ranas y mariposas muertas, encontró un paso detrás de un bloque, justo donde Antua había abandonado el final del hilo guía. Dejó atrás el obstáculo, buceó tanteando, otros quince metros, y pudo salir a una burbuja. No mucho después tuvo que volver a sumergirse. Un sifón de treinta. Y la cueva seguía, así que volvió a por Laurent. Necesitaban una cuerda para superar un paso en apnea y dos horas de margen. 

El resto, espeleólogos de tierra, nos acurrucamos en una esquina, unos sobre otros, y comenzamos a hablar de todo y de nada, de bailes ridículos, de temas macabros, del alcohol, de vidas perdidas, de aquella vez que tal hizo cual… Alguien apagó la última frontal encendida y, como ya escribió Laurent en su libro, nos adormecimos bajo un cielo sin estrellas. 

Los buceadores volvieron a aparecer-  alguien vio los fogonazos de luz y nos gritó-,  traían buenas noticias. Antes de dar media vuelta, habían ollado, al menos, 300m de cueva. ¡Hablaban de volúmenes grandes!, galerías de cuatro metros de ancho y de ventanas prometedoras. Los franceses se habían acercado a la conexión Argatxa-Osiña más que ningún otro. Habrá que volver a hacer la topo, a explorar. Pero sin etanol y con el único calor de historias “calientes” (propiciadas por Idoia), nos  habíamos quedado fríos, así que nos apresuramos a retomar la vuelta a la superficie. Por fin, amontonándonos, salimos a trompicones por una sima en la que hasta Laurent juró en castellano.  Y comimos, una comida suculenta, al estilo Idoia (¡ya podía celebrar más veces su cumpleaños!).

El día anterior los mismos buceadores, espoleados por Gotzon, habían vadeado el sifón de Lastarrike y habían continuado una centena de metros a pie, cada vez más cerca de la conexión Bolunzulo-Lastarrike. Hace unas semanas explorábamos una cueva totalmente nueva, Argin, una cavidad con verticales reverberantes y meandros freáticos. Unos meses antes encontraban un agujero totalmente desconocido, pero tan grande que la boca era visible desde el satélite. Y todavía hoy seguimos descubriendo los misterios de Galarregi, salida tras salida, escarbando cada centímetro. 

Baina, Iñaki, zergatik egiten duzu espeleologia?

(Martín)
______



Buzeatzaile frantzesak topera dabiz asteburu honetan:
  • Barikuan Lastarrikeko goiko sifoia gainditu eben (Bolunzuloruntz) eta 100 ta piku metro berri topografiatu. Sifoia 15 metrokoa zen baina erreza zela diote, beraz agian Antuanek kurtsillo bat emango baligu animatuko ginateke pasatzera ;-)
  • Atzo sapatuan Osiñako lezako sifoira joan ginen (kronikan detaile gehiago).
  • Gaur Etxetxu IIko sifoira joan dira, gero kontatuko gaitxue zer topa daben.

Osiña oso leza polita da, baina ez da asko disfrutatzen a toda ostia bazoaz sifoira bonbonak eta abar kargatzen.

Laburtzen, espeleobuceoa, EXITO bat izan da:
  • 15 metroko sifoi bat lehenengo, galeria siku bat, 30 metroko beste sifoi bat, galeria zabala, apnean egiteko 3 metroko sifoia eta azkenean galeria estutzen joan da (Bertan utzi dute explorazioa).
  • Argatxa-Osiña artean 300 metro berri ezagutzen dira beraz: ea koba biak lotzerik dagoen!
Buzeatzen zeuden bitartean, bi ordu egon gara itxaroten txorradak kontatzen esterillen eta petateen gainean etzanda (Antua posizio bertikal inerte batean zegoen). Gutxi jan eta buzeatzaileak bueltatu direnean, osterabe hasi dugu banaka gorako bidea, overbooking-ak ez gertatzeko.

Hala ere, alferrik izan da, ze lehen taldea gorako bidean galdu gara (Beti bezala) eta turnoak pixkat desfasatu dira.

Irteera putzua miserablearen ondoren, batzuk garbitzera joan gara petateak eta abar, eta orren ostean, Idoiaren urtebetetzea ospatzeko kriston hamaiketakoa egin dugu (arratsaldeko 19.30etan): Leongo txorixoa, bizkotxoa, olibak, gailetak, etab...

Ea buzeatzaile hauek gaur ere arrakasta izan duten  Etxetxun...

(Iñaki)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Iñaki ta Martin; Martin ta Iñaki.
Eskerrik asko por hacernos revivir con vuestros relatos los buenos momentos de las buenas exploraciones. Después de tantos años en esto de la espeleología, conseguís que hoy, domingo, estemos ya pensando en adónde iremos el próximo sábado. Por supuesto, en vuestra compañía.

Unai dijo...

Joe Mutilak, hau dek hau. Zorionak!!


Barne bilatzailea