2014/08/10

Osolo returns



Antua, Richar, Josu, Jon Ander, Martín

Osolon egon ginen berriro. 

Azkeneko sarreran begi bistako inkognita batzuk geratu ziren ikusteke, gure sen abenturazaleena zirika, eta aste bat baino denbora gutxiago pasata hor geunden berriro,  sifoi txikitxo eta marroi horretan.

Y es que Osolo guarda muchos secretos detrás de ese charco de lodo. Rober y Jon Ander no pudieron verlo hace más de 20 años. Tampoco el resto de los que pasaron por allí. De hecho, hasta hace unos meses, Osolo tan sólo era una cuevita con un par de espeleotemas y un tubo freático que desaparecía en un sifón impenentrable. Laurent desmontó esa teoría cuando consiguió superarlo instigado por Oier y descubrió el vacío que albergaba en su interior.

De momento, seguimos explorando el ramal que se abre a la derecha tras el paso inundado. Allí las estalactitas crecen a centenas, son blancas y excéntricas, y todo parece demasiado calmado: no hay viento. Y aún así, todavía albergamos esperanzas. Intentaremos acabar la misma desobstrucción de la última vez, por fin, y, si no da resultado, habrá que retroceder y comprobar las escaladas que quedaron pendientes en la zona de la izquierda.

Urteak eta urteak pasa eta gero, Jon Anderrek bere mamuei aurre egin zion eta behin pasatu ezin izan zuen sifoia erraztasunez gainditu zuen. Bigarren aldiz etorri da jada. Parece que hay sangre del ADES por sus venas. 

Osolo nos espera, dormida detrás de un sifón feo, frío y embarrado.

video



1 comentario:

Anónimo dijo...

Akelarre bat egiteko beste mamu gordeta euki dou hainbeste urte pasata gero .... bañe merezi izan dau experientzi berri hau , gende jator hauekin egitea ..... Jon Ander


Barne bilatzailea