2014/01/02

Trilogia de chichinabo


Argazkiak.org | Osolo © cc-by-sa: ades



140102: Oier.


Cuentan los ancianos del ADES que, in ilio tempore, un loco hizo cierta triple travesía en la Red del Silencio. Me parece que los que me hayan visto esta madrugada no tendrán un concepto muy diferente de mí, salvando las distancias.

A petición de María Napal, he hecho una visita relámpago a las cuevas de Zubiburua/Isuntza (Lekeitio), Alperdo (Aulestia) y Osolo (Markina-Xemein). Se trataba de comprobar si albergaban murciélagos de cara al trabajo de este fin de semana.

A las 5.30 he entrado en Isuntza/Zubiburua por la boca superior. No he observado ninguno en la pequeña galería donde dijo verlos Iñaki. Por el contrario, nada más desembocar en la galería principal he avistado un ejemplar de pequeño tamaño colgado en un lugar de fácil alcance. He recorrido dicha galería sin ver ninguno más.

En torno a las 6.15 he llegado a Alperdo. Tras una impresionante travesía de los pastizales donde no menos de 8 pares de ojos brillantes me observaban desde diferentes puntos, he entrado por la boca superior (trop plein). Desde el conducto inicial he comprobado que está muy seca, bien por tanto para transportar el material delicado. Al desembocar en la galería, he marchado por la izquierda. A la vista del sifón, dos murciélagos en el techo fácilmente alcanzables. He encontrado una cuerda de 15m y un cordino, supongo que del buceo de marzo de 2013; lo he retirado. En esta misma galería pero en el sector derecho, he visto otro murciélago también accesible. Recogidos 1 Lithobius y restos de 1 ¿opilion?

A las 7.30 estaba en Osolo. He localizado fácilmente tanto la boca superior como la inferior, accesibles desde la parte posterior del polígono industrial. Me ha llamado la atención el gran tamaño de la galería principal (5x4m de sección), con preciosas paredes lisas de caliza jaspeada, que funciona como trop plein del sistema, como se evidencia del limo y sedimento que cubre todo el suelo de la cueva y por las marcas de nivel de agua en las paredes que llegan hasta la boca subiendo unos 8 metros desde el sifón (de agua limpia, no totalmente estancada). La he recorrido creo que toda, unos 30 metros, y he visto únicamente un murciélago que ha pasado aleteando por mi cara (juro por mi madre que no lo he espantado yo). Esto en la boca superior. En la boca inferior, de pequeño tamaño, se accede a una pequeña galería activa de unos 15 metros con coladas y gours; recogidos 2 opiliones, 1 pececillo de plata y 1 meta. Croquis de ambas (separadas unos 20 metros de distancia), foto de ambas bocas, coordenadas tomadas entre las dos bocas (...)

Espero que os sirvan de algo los datos, María. Por mi parte ha sido un placer volver a moverme por la madrugada, hacía tiempo que no tenía ocasión de ver las calles desiertas, oir los programas de radio, ver las poquísimas ventanas iluminadas a esa hora...

Una única pega: he estado a punto de engrosar la lista de Accidentes / Incidentes en el Estado Español al atraparme el dedo con la puerta del coche. Pero al final he logrado salir por mis propios medios, así que nada.

Barne bilatzailea